Una empresa familiar con historia

Patrimonio

Todo empezó en 1965

L. van der Spruijt, el fundador, registró la empresa comercial homónima en la Cámara de Comercio el 8 de febrero de 1965. El 9 de febrero se hizo la primera factura, que dio el disparo de salida. La factura estaba dirigida al especialista de cicismo Staals en Utrecht, Holanda. La empresa vendía todos sus productos directamente al detallista por aquellos tiempos. El surtido estaba formado mayoritariamente por piezas de motocicletas como piñones, pistones, asientos dobles y manillares extra altos, que crearon la demanda de cables extra largos. Además, la demanda de cables para bicicletas en general y para la industria estaba creciendo. Lourens van der Spruijt aprovechó esta demanda, que siguió creciendo y creciendo. Alrededor del año 1977 decidió dedicarse únicamente a los cables, tanto para la industria de ciclismo como para otras industrias. Para ocupar una buena posición en el mercado, registró el nombre de marca Elvedes. La marca Elvedes se repartía (y se sigue repartiendo) al detallista pasando primero por mayoristas. Durante los siguientes años, la marca Elvedes se ha vuelto un concepto conocido en el Benelux. En 2002 la empresa pasó a estar en manos de los dos hijos Carl y Peter, que recibieron la oportunidad de hacer la empresa y la marca Elvedes más grandes. Ahora, más de 50 años después de su fundación, podemos decir que Elvedes ha llegado a ser una empresa familiar estupenda con posición de mercado creciente en Europa.

Fiabilidad & Calidad

Elvedes aspira a atender de la mejor manera posible la demanda del mercado ofreciendo productos de buena calidad e innovadores. Carl y Peter, los dos hermanos, están muy involucrados en todas las facetas de la empresa diariamente. Carl se ocupa mayoritariamente de los asuntos técnicos de la empresa y Peter de los comerciales. Elvedes cuenta con un equipo de empleados fijos y entusiasmados en las oficinas y en la fábrica, que vienen apasionados a aportar su granito de arena en la empresa todos los días. La apreciación por nuestra fiabilidad y calidad se ve confirmada en las largas relaciones con nuestros clientes, ¡algunas ya duran más de 45 años!

Construcción nueva

En diciembre de 2015, Elvedes se mudó a un nuevo sitio en Nieuwkuijk, Holanda. El crecimiento de Elvedes de los últimos años creó la necesidad de más espacio para oficinas, fábrica y almacén. Se eligió cumplir esta necesidad con una construcción nueva, y en 2014 se compró un terreno. El 2 de marzo de 2015, Lourens van der Spruijt, el fundador de la empresa, colocó la primera columna. El 5 de noviembre de 2015 se entregó el nuevo edificio para poder empezar a usarlo en diciembre. El edificio está construido con hormigón prefabricado y tiene una fachada moderna. El interior del edificio está diseñado de tal manera que se puede trabajar todavía más eficientemente. Se ha elegido usar mucha luz natural en todo el edificio para optimizar las condiciones de trabajo. Habiendo dado este bonito paso, Elvedes puede seguir creciendo los siguientes años y puede expandir su posición en el mercado europeo.